jueves, 1 de septiembre de 2011

PASADO MAÑANA, ESPAÑA

Lo repite con frecuencia el metafísico Ministro Gabilondo (qué lujo de Ministro): “Invertir en educación es caro, pero es mucho más caro no invertir” Y aquí topamos con la cortedad de miras de políticas de educación bajo la dirección de Esperanza Aguirre o María Dolores Cospedal. Ambas justifican enormes recortes en educación con el pretexto de la crisis económica y la ruina heredada en Castilla la Mancha del Gobierno de Barreda.

3.000 profesores serán despedidos este curso en la comunidad de Madrid. A ellos hay que sumarles los 2.500 del año pasado. Se pedirá al profesorado que permanezca en sus puestos dos horas más de clase para suplir los despidos. Las consecuencias no se harán notar en absoluto, argumenta la Consejera de educación y Empleo de la Comunidad, Lucía Figar.

Los 3.000 profesores que serán despedidos evidentemente sobraban en cursos anteriores. De lo contrario, nadie puede pensar que no se echarán de menos en este curso y sucesivos. Los políticos minusvaloran la capacidad de comprensión del pueblo que los ha votado. De lo contrario la Señora Figar no pretendería que entendiéramos que el número de despedidos, sumado al del curso anterior, no conformaba un superavit superfluo si ahora no se va a echar en falta su ausencia. Se ahorran millones en educación pública, pero se aportan 90 millones a la educación privada. ¿Se hunde el estado de bienestar por una crisis económica sin precedentes o por decisiones políticas más propias de un estado totalitario que de una democracia? ¿La educación para quien se la pague? Los que hace poco eligieron a Esperanza Aguirre como Presidenta de la Comunidad deberían preguntarse si realmente la votaron para que protegiera la educación impartida por congregaciones religiosas, por el Opus o por los Legionarios de Cristo, dejando en la cuneta la educación pública. Esta educación dejada en manos privadas es la simiente de revueltas históricas, dolorosas y sangrientas, de las que ya tenemos experiencia como pueblo.

El Partido Popular adelantaba que si Cospedal ganaba las elecciones a la presidencia de Castila la Mancha, sería el espejo donde los españoles podríamos adivinar cuál sería el camino que seguiría su partido si llega a gobernar España a partir del 20 de Noviembre. Pues ya hay alguna pista clara: recortará ampliamente el campo educativo alegando, como su Secretaria General, la crisis por la que estamos atravesando y el mal estado de la economía a la que nos ha llevado el gobierno de Zapatero. Cospedal cae frecuentemente en la misma tentación. Acusó, aunque nunca probó ni denunció, los pinchazos telefónicos ordenados desde el gobierno contra miembros de su partido. Acusó a Rubalcaba de dar órdenes explícitas para investigar al Partido Popular. Acusó a los Jueces de encarnizarse con el caso gürtel y miembro de la Comunidad valenciana. Se revolvió contra una periodista de TVE por exigirle respuesta en lugar de evasivas. Y ahora se esconde detrás de Barreda para justificar en el caos económico heredado, la necesidad de recortar el número de profesores, añadir dos horas lectivas para docentes de Infantil, Primaria y Secundaria y la urgencia de suprimir 33 de los 34 centros de formación del profesorado. Se sube el sueldo a los asesores y altos cargos de Presidencia, no se paga a las farmacias colaborando así a la destrucción de la sanidad pública y se recorta de forma sustancial la educación. Volvemos a la pregunta: ¿Se hunde el estado de bienestar por una crisis económica sin precedentes o por decisiones políticas más propias de un estado totalitario que de una democracia?

Que cada cual saque sus conclusiones y exija pensando en lo que puede ser España mañana y pasado. No abdiquemos de nuestra responsabilidad en la construcción de un país que heredarán nuestros hijos y nuestros nietos. Mañana y pasado mañana, España será lo que responsablemente hayamos conseguido que sea.

La conferencia de rectores lo ha dejado bien claro: “Sin apostar por la educación seremos la playa de Europa”





4 comentarios:

grano dijo...

SOBRECOGEDOR.

Mª Dolores Amorós dijo...

Sí, amigo mío. Esta es la España que están construyendo esta gente desaprensiva. Es importante que se rebaje en educación para que la gente vuelva a ser dócil y borrega.

Solo los ricos tendrán derecho a estudiar y a una sanidad decente.
Lo inexplicable es que Zapatero entregue en bandeja de plata el país a estos desalmados.

Un beso con mi cariño.

pcjamilena dijo...

Aunque entre el partido socialista y el partido popular hay diferencias en sus programas, estas, a la hora de gobernar, no son suficientes para poder prescindir de los grupos de presión de dentro o de fuera de este país. Si, además el bipartidismo cuenta, para su alternancia cíclica en gobernar por turnos con la ayuda del “biperiodismo” de: todos los medios de comunicación. Ya me dirán como salir de este circulo y romper sus ataduras.
La luz sólo la ponen algunos pocos como usted.
Un abrazo amigo.

Paco.F.Frías dijo...

Todo esto me recuerda el trágico fin que tuvieron aquellas "Misiones pedagógicas" de la España en blanco y negro. Un pueblo trimilenario que aún no ha aprendido de su Historia es una marioneta de trapo en manos del peor de los titiriteros.
Si preocupante es el presente que vivimos, más lo es el futuro que nos espera.
Salud maestro