viernes, 10 de junio de 2011

…OS DAMOS UN ABRAZO

Muchos llevamos todavía olor a pólvora en el alma. Se nos pegó a los cristales de la vida y nos hizo hombres oscuros como la sangre negra de tantos, tantos muertos. Eran grises entonces. Disparaban al aire decían los periódicos. Pero siempre moría un estudiante, un obrero. Como palomas blancas por Gran Vía, Avenida José Antonio hacia Alcalá. Grises los caballos con grupas de Lorca vivo. Terminaba proclamando la victoria el Ministro de Información y Turismo, el de la Gobernación, el de la Guerra: ayer la policía disolvió una manifestación comunista que profería gritos contra nuestro insigne Caudillo. No contaban los muertos. Obreros o estudiantes. Cada uno a su cuneta, al olvido, al recuerdo silencioso y silenciado.

Había mucha gente de orden. Casa y trabajo. Misa de doce. Separados hombres y mujeres. Cigarrillo y paseo con barquillos para los niños-pantalón-corto-faldita-larga. La gente de orden aplaudía el castigo policial. No podía permitirse que alguien dudara de la grandeza de quien ganó la cruzada nacional. Nunca aquellos comunistas tendrían cabida en la España grande y libre.

Qué miedo daban las gentes de orden. También eran grises, oscuros, como la sangre negra de tantos, tantos muertos. Tristes como una saeta. Amarillentos como limones agrios. Con el hambre en los pómulos y la frente asomada al recuerdo del padre que murió en Cerro Muriano. Daban miedo y tristeza, pena y tristeza, escalofrío y tristeza las gentes de orden.

Todas las plazas de España llenas del 15-M. Una dictadura se diferencia de una democracia por la alegría. Sonaba entonces la pólvora. Ahora suenan a música las calles. Y suenan a exigencia, a compromiso, a caminos nuevos, a locuras de estrenar la luna nueva. Piden manos abiertas para sus manos abiertas. Me emocionó oírlos gritar a la policía: “Y si queréis, os damos un abrazo” Cascos antidisturbios. Azul marino más elegante que el gris. Pero dispuestas las botas altas. Intimidando. Lamentando alguno no estar de turno para destrozar la esperanza de tanta esperanza. Y ellos empeñados en la alegría, en el futuro, en la utopía. “Y si queréis, os damos un abrazo”

Hay mucha gente de orden. Las leyes están para cumplirlas, decía una periodista esta mañana en televisión. Están para cumplirlas en una dictadura. En democracia están para perfeccionarlas. La inmutabilidad es la postura de la muerte, el perfil amortajado para siempre. La calle es de todos, dicen. De todos, menos de los concentrados, por lo visto.

En Valencia toman posesión los diputados. Entre ellos varios imputados. ¿Qué actitud está más dentro de la ley, la que permite a los imputados sentarse y gozar de inmunidad o la de los manifestantes que están desnudos frente a una policía incontrolada? Cinco millones de parados, trescientos mil desahuciados de sus casa a favor de los bancos, uno de cada cuatro españoles al borde de la miseria, el miedo envolviendo a los que tienen un sueldo, congeladas las pensiones, incluso las más bajas, congelados los sueldos de funcionarios, con una reforma laboral en puertas que deja inermes a los trabajadores frente al empresariado, con una ley de dependencia que no se lleva adelante por falta de presupuesto, con una sanidad que suena a co-pago. ¿Seguimos? Y encima de todo, la gente de orden, exigiendo que se cumpla la ley.

El 15-M no debería tener necesidad de caminar ni un metro para sentarse delante del Congreso de los Diputados. Deberían ser los Diputados en bloque los que se acercaran, a cara descubierta, a escuchar las inquietudes de un movimiento apoyado por el 75% de los españoles. El poder reside a las afueras de las alfombras. La vida está en los adoquines, saltando de balcón en balcón como pájaros con geranios en el pico.

La gente de orden nunca podrá soñar con utopías.



6 comentarios:

jm dijo...

Rafael, da gusto ver mis pensamientos prosaicos en tu pluma y tus palabras, mi popia indignación en tus últimos párrafos reprimiendo la crispación... de los mismos casi siempre.

Como valenciano, me apena que haya tenido que ser aquí donde se revivan las cargas de la policía, y me sulfura que sea donde más alta llevan la cabeza los que no representan ni a quienes honestamente les votan.

Mª Dolores Amorós dijo...

Gracias por tus hermosas palabras, mi querido amigo. El contraste entre la belleza que de tus manos sale y la brutalidad de la represión potencia el absurdo heredado del franquismo.
Sí, pretenden el regreso al blanco y negro del pasado.
¡Con la alegría de las flores primaverales y el soplo de aire fresco y limpio que conllevan los 15-M! Con ellos siempre, intentando olvidar los golpes recibidos por aquellos grises no tan lejanos.

Besos.

pcjamilena dijo...

¡Quien lo iba a decir! Mirando el ayer de décadas pasadas. Cuando corríamos delante de las fuerzas de seguridad: por la libertad, la democracia, el poder vivir sin miedo a expresarnos. Llegó ésta y mucho después de implantada, ahora, en 2011 nos llega El Diccionario Biográfico y nos aclara que. ¿De qué corríamos?
Ver hoy sentados antes los Parlamentos, protestando, a hijos y nietos de generaciones pasadas, reclamando, entre otras cosas, que salgan de los parlamentos los corruptos, ¡Quien nos lo iba a decir!
Cuando costó tanto que, además de los disparos al aire, con tan buena puntería. Algún que otro agente, pasado el tiempo se pringaba en asuntos feos de drogas, por ejemplo. Era el mismo cuerpo el más interesado en descubrirlo y expulsarlo, por el bien de todos.
Cuando la Seguridad Social lucha al máximo por reducir las demoras en las operaciones quirúrgicas.
Y la Iglesia, sólo deja pasar siglos antes de reconocer sus errores y pedir perdón por ello.
¿Por qué? Hemos dejado entre todos, unos más que otros, que el mejor aval para sentarse en los escaños, es ser corrupto ¿Por qué los compañeros decentes y honrados del parlamento callan?
Amigo Rafael, animado por su capacidad de producción yo, me animo.
Un abrazo.

Red Kite dijo...

Leerlo reconforta, Rafael. Sus palabras tienen un efecto terapéutico sobre las neuronas estresadas. Nuestro idioma estará siempre en deuda con usted.

Es en efecto tiempo de soñar. De imaginar que los leones de las Cortes se bajan de su pétreo pedestal para unirse a la indignación ciudadana. De esperar que los diputados honestos que de verdad pretendan representar al pueblo hagan lo mismo. De pedir la Luna desde la Puerta del Sol y desde todas las puertas. Y de hacerlo posible a fuerza de deseo y compromiso.

Kanene dijo...

A mí la gente de orden siempre me ha dado mucho miedo.

Esa España tan de derechas, también.

Paco.F.Frías dijo...

El 15 de mayo puede ser ese día en el que los jóvenes marquen una nueva era en la historia de nuestra democracia. En paz, con calma, sin violencia, la estructura política puede reformarse y los cambios sociales pueden conseguirse. Ya hemos visto casos parecidos en países como Bélgica e Islandia. Ahora estos nuevos maquis sin metralletas nos recuerdan que en España hay casi cinco millones de parados pero ninguno es político. Que el empobrecimiento de la población aumenta para todos menos para la banca y las grandes empresas. Que hay que replantear las reformas laborales, la ley electoral y acabar con la sangría hipotecaria. Terminar con la desigualdad, la marginación y la xenofobia. Que la riqueza hay que distribuirla y la escasez compartirla. Que ya está bien de agachar la cabeza y de vivir a plazos. Que las advertencias de Stephane Hessel en su panfleto "Indignaos" están ahí mismo y que pronto ni podremos ir al campo a robar lechugas.
Gracias Rafael por seguir impregnando de sentimientos universales todos tus escritos.