jueves, 2 de junio de 2011

ESPAÑA USURPADA

Fuimos niños sin España. España estaba secuestrada. Guardada y preservada de perversidades extranjeras. Protegida contra el comunismo, el modernismo y la modernidad (no son términos idénticos). Inmune contra el pecado. Se pecaba en Europa, no en la España de custodias-Corpus-Christi. Vacunados contra el sexo, mandamiento suplente del no matarás. Pecado acariciar unas caderas. Victoria el tiro de gracia que eliminaba herejes anticristianos.

Fuimos niños sin España. Franco, victorioso siempre, arrodillado ante Dios tan sólo, se la entregaba al Corazón Sagrado. El se la devolvía al caudillo y caudillo lo hacía por la gracia de Dios. La escondía en el Pardo y la mantenía cerrada sobre sí misma en un coma inducido. Vacunados los montes, bendecidos los ríos, con flores a María que madre nuestra es. Santiago-partícipe, sobre caballo blanco defendiendo. Pirineos. Murallas y fronteras, para que nadie entrara, para que nadie saliera. Sólo los exiliados: poetas, literatos, profesores, filósofos. Prohibido pensar. Exilio o cuneta. Y cada cual elegía, si elegir podía, si tiempo tenía.

Fuimos hombres sin España. Usurpada seguía. Hasta hace poco. Apareció José Javier Esparza: Juicio a Franco. Un libro que pretende juzgar “la personalidad política más decisiva del siglo XX en España”, el hombre que da nombre y contenido político al siglo en el que vivió. Dictador, no. Totalitario, no. Autoritario, un poco, sólo un poco. “No oprimió violentamente a los españoles” La absolución y el tiro de gracia fueron favores que el Misericordioso prodigaba para purgar el pecado de republicanismo y entrar para siempre en la morada de Dios. Franco, dueño del destino de cuerpos y almas.

“Si no te metías en política, Franco te dejaba vivir en paz” Lo dice Sánchez Dragó, vividor en China, ladrón de carne joven, vieja esponja de wisky, inexplicable miembro del Jurado del Príncipe de Asturias, plasma-Telemadrid, vergüenza televisada. Seguramente él no echaba en falta meterse en política. La castración mental siempre impide opinar, luchar, construir. Franco castraba para estar tranquilo, para disparar con pulso exacto en las tapias fusiladas al amanecer, cuando resonaban las paletadas de tierra en la luz que amanecía. No meterse en política. Preferible la misa dominical de siete para criada y obrero boina en mano. De doce para la señora de organdí y camisa de flechas envenenadas.

Esparza, De Diego, Mayor Oreja, Sánchez Dragó añoran al hombre que quiso reventar con su firma, sus muertos, sus fusiles, la totalidad del siglo XX. Se quedó en el 75. Por Cuelgamuros refugió su muerte entubada, vendida como estraperlo por Villaverde, sin resurrección posible con tanta roca encima. Llevan en los parietales el Diccionario Biográfico Español para ocultarse de la democracia. Les escuece la libertad exigida en la Puerta del Sol, en la Plaza de Catalunya. Les duele una izquierda socialista. Les molesta la derecha popular de Mariano. Van más allá. Se extraditan al puesto que tienen allí, con banderas victoriosas. Están refugiados en el bunker de Intereconomía, alimentándose de su propio vómito.

Fuimos niños sin España, hombres sin España. Secuestrada estuvo durante cuarenta años. Pretenden secuestrarla algunos nuevamente. Se pueden perder unas elecciones. Cae un partido político, cae otro. Algunos pretenden que se nos caiga la dignidad. Y los muertos que entierren a los muertos. Pero están ahí los jóvenes, reinventando el mundo, sembrando esperanza de futuro, alegría de existir, el asombro de cada día nuevo, como salido del zulo donde nos metió un dictador asesino.


3 comentarios:

pcjamilena dijo...

Con los “pensamientos en libertad”, insertados en sus artículos. Si ya, cada palabra habla por si sola. En contexto pueden describir, fielmente, décadas. Sobre todo para los que la han vivido en sus carnes.
Otros, dedicados a reinventar la historia en ciertos programas, necesitan que los demás seamos ciegos y sordos
.

Queralt. dijo...

¡Rafael! Querido amigo, admirado SER HUMANO, ¡no me hables así! ¡Me partes el corazón! Tu balcón, allá donde esté ubicado, siempre será la atalaya desde la que nos acompañes y reconfortes con sólo tu mirada sabia y profunda, trascendente y consoladora. Eres un espíritu libre, un alma tan generosa, que nunca, ¡pero nunca! nos faltará tu presencia querida. Respira, Rafael, en la confianza de saberte inmortal en nuestros corazones.
Sé, que si te tuviera aquí y ahora, a mi lado, no podrías soportar el pedazo de achuchón que me gustaría darte.
Bueno, he venido sólo unos minutitos a contestar a tu mensaje, no puedo quedarme a nada más pero, en breve vendré a ponerme al día.
Una cereza, sólo una, para que la saborées plácidamente.

Mª Dolores Amorós dijo...

Con tanta gente libre, bienpensante y acogedora que pasea por la red, es todavía más decepcionante esa mayoría que abraza la mentira y la corrupción de estos que pretenden apoderarse de nuestra libertad intrínseca.

Un fuerte abrazo y mi cariño.