miércoles, 26 de octubre de 2011

YO TAMBIEN MEREZCO RESPETO

ETA, como un toro amorcillado, se está tragando su propia sangre. Entre todos la hemos acorralado. Y ahí está, escondida en un disfraz grotesco, distorsionando su cobardía, ahogando la víbora de las pistolas bajo la un rostro de careta sin rostro.

España acordándose del dolor, de los muertos, de los mutilados por la agresión cobarde de un terrorismo sin sentido. ETA vencida por las fuerzas de seguridad, por los jueces, por la decisión de la democracia y el coraje de los ministros del interior. España preocupada por el olvido. “Seremos una democracia sin terror, pero no sin memoria” dijo el presidente. Y en esa memoria, como en un vientre caliente de esperanza, las víctimas. Los muertos de todos, como un derecho de cariño con el que sufrimos sus muertes, el de sus viudas con una bandera de herencia y unos hijos sin padres. Los hemos querido. Los seguimos queriendo. Siempre andarán por los jardines del recuerdo.

Simple ceguera ante el amor por las víctimas. Lo dijo Rajoy en la casa de la palabra: “Usted ha traicionado a los muertos” Y Miguel Angel Rodríguez, ese pordiosero de publicidad: “Algún día nos tendrá que explicar Zapatero qué grupo terrorista lo llevó a la Moncloa” Y Alcaraz traficando con la muerte para agrandar su peluquería. Aznar, Acebes, Estarloa, Botella, Paseo Castellana abajo, reclamando dignidad para los que indignamente se manifestaban. Para manchar de vómito un Recoletos de geranios. Mayor Oreja, el de los acercamientos de presos a los pocos meses de que Miguel Angel Blanco fuera vilmente asesinado. D. Jaime sabedor de la tranquilidad que aportaba Franco a la vida. El de no habrá vencedores ni vencidos, el que no pidió la entrega de las armas, el que no exigió ningún perdón. Descubridor desde hace tiempo de la empresa conjunta de Zapatero con el terrorismo, profeta de su unidad indisoluble para entregar España a las pistolas oscuras. Jaime, corrompiendo la palabra, la decencia, la honradez. A hombros de Mariano, de María San Gil, de Isabel san Sebastián, de Esperanza Aguirre, de Aznar, de FAES. Jaime paseando su pena porque se le acaba ETA y él no sabe hablar de economía, de infraestructuras, de educación, de España, de Europa, del mundo. ¿Qué va a hacer sin esa amante inseparable que daba sentido a su vida, sin su necrofagia dietética?

Se ha arrojado la sangre de las víctimas a la cara de un Presidente valiente, de un Gobierno empeñado en destruir al terrorismo, a unos votantes que según Pons somos idiotas, a un pueblo que ha llorado por las calles las muertes inocentes, que ha salido a enseñar sus manos blancas cada vez que una pistola nos rompía el corazón. Las víctimas exigen justicia, dignidad, memoria. Y con razón. Pero somos muchos los que nos hemos tragado las lágrimas, o hemos llorado (aunque le duela a Carlos Herrera, a Pio Moa). Todos hemos estado amenazados, porque la muerte andaba suelta por las calles, buscando esquinas, espiando en las plazas, apuntando en las aceras.

“Esto es la devolución de un favor de ETA al presidente del Gobierno después de una retahíla de favores. Lo ha dicho Inma García de Cortázar, presidenta del Foro de Ermua, en Telemadrid.

Señora García de Cortázar: Pídame usted cariño, solidaridad, compañía. Pero por favor, tome usted conciencia de que yo, y tantos como yo, también merecemos respeto.




4 comentarios:

pcjamilena dijo...

Y ha sido dicho porque se tiene palabra, amor y cojones.
Gracias por el bien que hace a este país, rafael, aunque esté lleno de "idiotas"

Maria Antonia dijo...

Todos merecemos respeto, tanto las víctimas del terrorismo de ETA como las víctimas del terrorismo franquista, a las que conviene olvidar para que se fortalezca la democracia. ¿Acaso son más víctimas unas que otras?...

Mª Dolores Amorós dijo...

Hola, maestro.

Una vez más las huestes ultras con Mayor, Iturgáiz, el peluquero, el loro y la escoba andante se han paseado contra la rendición de ETA. Les sabe mal. Y como tú preciosamente dices, se quedan sin armas para seguir berreando contra el Gobierno.

Quizá sientan miedo de no obtener la mayoría absolutísima que los transforme en faraones a todos.

Tome nota el sr. Rajoy que, a partir del 21-N, muchos de los ahora confiados van a demandar las promesas tan alegremente ofrecidas. Se acaba el paro. Se sube el sueldo a los funcionarios. Las pensiones se equipan a las de los grandes dirigentes de los bancos y las cajas de ahorros. Ipso facto miles de centros educativos y sanitarios se verán construidos y maravillosamente dotados. España volverá a ser UNA, GRANDE y LIBRE. ¡Viva España!
Y todo esto lo va a hacer Rajoy, él solito.

Colorín, colorado...

Miles de besos con mi cariño.

Anónimo dijo...

No corresponde un post tan poco serio,sectario e infumable a una señora catedratica. Por favor no somos lelos. Una cosa esta clara, aunque creaís que los que no voten a la seudoizquierda vuestra somos tontos,creo que debeis miraros hacia dentro.
Cuando ahora el pueblo tonto, "idiota" vote mayoritariamente a quien a Vds. NO OS GUSTA será que ha sido engañado, que es bobo porque no hace lo que en aras a "la democracia vuestra" ,la de verdad, la de los elegidos, tienen que hacer, que es votar a quien hay que votar.
Por favor no reconoceis que el gobierno Zapatero ha sido pésimo y que esa es la razón democrática y única por lo que la ciudadania quiere cambio.
Probablemente, el Sr Rajoy,lo hará igual o a lo mejor peor pero no hay porque dejar a los mismos gobernando única y exclusivamente porque son de seudoizquierda y a amendrentarnos porque viene la derecha.Venga ya, que eso esta muy visto y no se lo cree nadie.
Pero que diferencia hay por ejemplo en corrupción entre derecha e izquierda. Me lo quereis explicar.Que diferencia hay entre los políticos de izquierda y de derechas. Ejemplos entre Bono,Blanco,Rubalcaba "faisan" y Jaume Matas,Camps etc.
Votamos porque sino es peor, pero no por ganas. Estamos indignados y sin ganas,desilusionados, desmotivados contra todos,repito contra todos porque hay razones para ello.Pero no nos vengan con sectarismos por favor.
De ETA otro día escribiré. Dejemos ya el UNA GRANDE Y LIBRE.
Está pasado y rancio para muchos españoles.Tenemos otra edad.