viernes, 16 de diciembre de 2011

NO SE QUE HACER...

No sé qué hacer con toda la tristeza,

con toda la ternura acumulada.
Los besos desbordados,
las manos por las ramas
de la ausencia.
Tan lejos, tú,
tan lejos,
como si no existieras.
Como si nunca hubiera
tocado tu palabra,
tu boca, tu risa, tu alma.
Como si no supieran mis manos tu cuerpo
y se me quedara la memoria
olvidada en las esquinas
de tus pechos.
No sé qué hacer con todos los recuerdos
del tiempo de amor,
ahora que el tiempo
me ahoga los pulmones
con enfisemas grises
y tabacos marrones.
Se me ha puesto moreno el corazón
de sangre sin retorno.
Añoro el sobresalto de los latidos broncos
poblándome de flores al respirar el aire
de tu boca cercana.
Añoro los músculos
erectos como lanzas
cuando tú pronunciabas
la vida de los árboles
y fundabas estrellas
y lunas delicadas
y pájaros simétricos
de alas.
Entonces eras tú y yo existía
porque tú me nombrabas
y erigías mi hombría
como un ciprés
paralelo a los montes,
más alto que las torres,
más corpulento que el mar.
Ahora me sobra la tristeza,
y la ternura sobra,
y la palabra.

3 comentarios:

Jaume Pubill dijo...

Precioso poema de amor. El amor a veces es vivo, a veces triste o melancólico. Pero el amor es siempre amor y produce marcas profundas. He aquí un corazón marcado por un gran amor.
Gracias por este bonito poema.

pcjamilena dijo...

Me falta la palabra...

Que acierte a describir tal como son los sentimientos, y pueda explicarme por qué me alegro del mal ajeno, si los veo sentados a pares en el banquillo de los acusados por tres trajes. Y cuando llegue, que eso espero, saber agradecer a la Cospedal los pellizcos a su sueldo. Poder reconocer, por la palabra, sin son violadores de niños holandeses. Poder desentenderse de una mancha, aunque sea de cera. Hasta cuando los “insultadores a sueldo”, seguirán comiendo de Zapatero. Y, sobre todo lo que no me sobra es su palabra describiendo el amor o la injusticia, la distancia entre riqueza y pobreza.
Un abrazo maestro, amigo Rafael.

Mª Dolores Amorós dijo...

Precioso, amigo.
Lo he colgado en mi facebook. Es preciso difundir tanta sensibilidad
y la palabra cuidada como tú sabes hacer maravillosamente.

Un beso con mi cariño.