domingo, 11 de octubre de 2009

PERSEGUIDOS

Rubalcaba no era el ojo que todo lo veía. Ni el Fiscal acosaba. Ni la Policía exigía postura manos arriba. Ni Garzón era el Torquemada inquisitorial. Bárcenas, Costa, Camps, López Viejo existían. Eran carne de Correa. Sangre de Bigotes. Despacho contiguo. Amistad de Esperanza. Rajoy inexistente, holograma de sí mismo. Defensor de inocencias, agustina frente al mundo. Cabeza de martirologio incomprendido. Bárcenas-Costa-Camps-víctimas de las instituciones que soportan el estado de derecho.


Después de meses de sufrir persecución, de sentirse arrinconados por las calumnias de todos los estamentos, de culpar a otros de los males sufridos, Pons reconoce que “lo que estamos viendo es algo muy bochornoso que salpica a dirigentes populares, que hay que depurarse y eliminar aquellas partes que pueden estar intoxicadas”

Rubalcaba no era el ojo que todo lo veía. Cospedal sin pruebas de tanta denuncia calumniosa. Sigue inculpando al Fiscal General del estado, al Ministro del Interior y a Teresa Fernández de la Vega de un espionaje sólo real, probado y ahogado en la Comunidad de Madrid.

Se habla de los implicados como seres extraños al Partido Popular. Se aprovecharon de éste, pero como ajenos, como adheridos parásitos que siempre fueron advenedizos. Nunca carne de gaviota. Nunca sangre de génova. Tesorero, Secretario General del partido en Valencia, Presidente de una Comunidad, Senadores de Madrid o de España. “Diez o quince señores desconocidos que han montado una trama de insensatos", dice Miguel Angel Rodríguez. “Gentecilla a los que no se les conoce una frase, una idea... Nunca han puesto la cara por el Partido Popular". "¿Quién era Ricardo Costa hace seis meses?", se pregunta el antiguo portavoz de Aznar-suegro-de-Agag-amigo-de-Briatore-Berlusconi. "Esta gentecilla es gentuza que se han financiado ellos mismos con una red creada desde Las Antilllas", sentencia MAR. A eso quedan reducidos los amigos de Rajoy, sus validos. D. Mariano debería defenderlos también de la humillación infringida por este comentarista de palabra anoréxica, que sigue viendo hordas judeomasónicas como si de un generalísimo de mercadillo se tratara. Los perseguidores no son sólo las instituciones del Estado. Rita, Esperanza, Pons se han erigido ahora en defensores del honor popular. Exigen responsabilidades, envueltos en albornoces verdes y bolsos de marcas registradas. También ellos se revuelven contra amigos del alma hasta hace un ratito, sólo un ratito. Si alguien tiene que caer que sea el otro. Para eso tiene reloj y coche y viste elegancia calle Serrano.

Ricardo queda destituido temporalmente. Sin merma de su integridad, de su buen hacer, sin infravalorar su gran aportación como secretario general. Sin merma de la confianza depositada en su persona ¿Por qué entonces le expulsan? A lo mejor porque se quedan los traidores, porque Rajoy no tiene coraje suficiente (o como se llame eso), porque los berlusconis tienen inmunidad y soportan la vergüenza de ser quienes son.

Ahora hay una oposición importante y seria: han echado a la gentecilla-gentuza. Quedan los que quedan. Mariano al frente enfrente a Rubalcaba, el ojo que todo lo veía.




3 comentarios:

Queralt. dijo...

¿Qué va a ser de todos nosotros, Don Rafael? ¿No seremos capaces de sacudirnos tanta mediocridad de encima? Estoy muy preocupada...


Queralt.

Loles dijo...

Felicidades Don Rafael, por como escribe, y por lo que escribe.

Un cordial saludo Loles

MAITE GARCÍA ROMERO dijo...

Rafael, no puedo estar más de acuerdo con tus artículos, ¡me encantan!
En éste, como siempre, has estado genial.
Un saludo