sábado, 13 de febrero de 2010

OLOR A ROSAS

Según la última encuesta del CIS, Rosa Díez es la política más valorada por la opinión pública. Enric Sopena dice acertadamente que esa valoración viene a ser la prueba del nueve de hasta qué extremo se ha degradado -sobre todo a causa de la crisis económica internacional- la política en España.

La valoración que a lo largo de nuestra vida democrática se ha ido haciendo de los diversos líderes políticos ha fluctuado siempre incluso respecto a un mismo representante. Suárez, Felipe, Aznar, Zapatero (siempre se cae en la tentación de olvidar a Calvo Sotelo) disfrutaron de un aura ciclotímica cumbre-valle. Pero nunca la opinión española había llegado a la bajura de aupar un estandarte tan diminuto como Rosa Díez.

Todo el mérito de esta mujer consiste en ser una ex. Ex-socialista. Ex-consejera. Ex-aspirante. Y así podríamos seguir añadiendo posiciones. El ayer encierra un valor en cuanto engendra un presente maduro capaz de proyectar un futuro creador. Cuando el ayer es meramente un desprendimiento sin continuidad de mañana deja de ser matriz. Las rosas podridas envenenan el ambiente y hacen insoportable la camaradería con la elegancia.

Rosa del brazo de Mari Mar Blanco, mirándose en los ojos de Mayor Oreja, colgada de los balcones de Aznar. Salamanca-víctima. Exigiendo que Zapatero pida perdón por su intento de pacificación con ETA. (Quede Claro que D. José María no negoció con el Movimiento Vasco de Liberación. Se limitó a acercar presos para que el café con leche resultara más familiar) Zapatero despreciando a los muertos por ausente. Rosa, Mari Mar, Oreja, Aznar, Rajoy, añorando los paseos sábado tarde Serrano-Goya-Cibeles-Sol para desembocar en Alcaraz-Isabel- Peones Negros.

La piel de la paz, fundida con la piel de la nostalgia, desemboca en la aversión a la unión de toda la vida. Se le acabó el amor de tanto usarlo. Engañada, maltratada, perseguida, denuncia la España-rota, el aborto-de-Bibiana, el desprecio a las víctimas, las autonomías traumatizantes. La palabra es traición. El diálogo, compra-venta, la paz buscada, rendición vergonzosa.

Rajoy huele a sudor cansado, a toalla abandonada, a guerrero vencido de cuneta. Zapatero sabe a ilusión envejecida, a Obama lavado con Perlán, a Pedro Carrasco postcoital.

Queda Rosa. Sin jardín, sin elegancia de centro de mesa. Rosa-mensaje-silicona. Rosa-Obregón-de-curvas-moaré. Rosa-souvenir-de-antiguo-viaje. Rosa-plastificada-de-futuro.

Noviembre de 1.975. Noviembre amortajado con trombos en las ingles. Cruces corneando serranías madrileñas. Piedra para siempre piedra.

Febrero de 2.010. Huele a flores de Corpus toledano. Sudor. Perlán. Rosas. Se convocan plazas para limpiar la vida y sembrar esperanza esperanzada.



3 comentarios:

Maya dijo...

Esto tiene una lectura bien fácil: la bajeza, el nulo nivel intelectual y ético o la mismísima estupidez es la causante de esa valoración de Rosa 10 como política.
Últimamente sólo pienso en emigrar.

Mª Dolores Amorós dijo...

Precioso e inigualable en su forma. Acertadísimo en su fondo. Esta pincha de Rosa daña por todo su alrededor, y el hedor es insoportable.
Una muestra más de lo que es el populacho: pan y circo.

Mi agradecimiento, Rafael, por tu maravillosa forma de utilizar la lengua de Cervantes.
MªDolores Amorós

Anónimo dijo...

Me parece un cometario impertinente, este señor habla desde el desprecio, mucha lirica y poco respeto.